sábado, 23 de octubre de 2010

DISCIPLINA VS MALTRATO

Existe una gran diferencia entre disciplina y maltrato. Cuando hablamos de disciplina nos referimos al conjunto de prácticas utilizadas para lograr que un individuo se comporte de acuerdo a lo que la familia y la
 sociedad consideran correcto. Por otro lado, el maltrato es cuando un menor sufre o se encuentre en riesgo de sufrir daño o perjuicio en su salud física, mental o emocional, o en su bienestar, por las acciones u omisiones no accidentales de sus padres o de otras personas o instituciones. Pero, para poder erradicar el maltrato infantil hay que saber identificarlo.

Existen diferentes tipos de maltrato infantil. El maltrato físico se da cuando el menor es sacudido, golpeado, se le hala el pelo, las orejas o los brazos. También está el maltrato emocional. Maltratamos emocionalmente cuando humillamos, rechazamos, ignoramos, atemorizamos, insultamos, gritamos o nos burlamos de un niño. La negligencia es otro tipo de maltrato y se refiere a la falta de supervisión adecuada; no satisfacerle sus necesidades básicas de alimento, ropa, vivienda, atención médica o dental, disponiendo de los recursos económicos. El abuso sexual es cuando se tiene relaciones o actividades sexuales impropias de uno o ambos padres, parientes o conocidos con el menor. Y por último, la explotación. Se explota a un menor cuando se le exige que realice trabajos muy fuertes para su edad o capacidad física, o a horas indebidas; o a que trabajen sin paga o con muy poca paga; o a autorizarlos para tratos o películas pornográficas, o para la prostitución u otras actividades para ganancia económica de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada